SONIDOS, RITMOS, IMAGENES: ESPEJO DE LA NATURALEZA

SONIDOS, RITMOS, IMAGENES: ESPEJO DE LA NATURALEZAEn mis tiempos de estudio en Suiza tuve la oportunidad de conocer a fondo la educación Waldorf, fundada esta por el filósofo, conferencista y escritor Rudolf Steiner (1861-1925). Asi también, Steiner fue el fundador del movimiento internacionalmente conocido como la Antroposofía.

Mi primer contacto con dicha pedagogía fue con una familia que trabajaba en la Escuela Steiner de Lugano, Suiza, con la que viví los primeros seis meses. Ella era euritmista y él profesor de clase. Gracias a este acercamiento a la pedagogía Waldorf, pude vivenciar una educación muy distinta a la tradicional. Esto me daba un gran respiro en mi época de estudio en el Conservatorio, pues pude vivir al mismo tiempo dos mundos pedagógicos: el tradicional y el alternativo.

Lo que más me llamaba la atención de la pedagogía Waldorf era el que el estudiante es considerado de forma tripartita, es decir, con una parte espiritual, emocional y física. Asimismo, la importancia de la armonía entre dichas partes para un aprendizaje natural es fundamental. Esta experiencia, en conjunto con la Naturaleza que me rodeaba en ese momento, conformó la base para la creación de un modo diferente de impartir la música, un modo a través del cual se lleva al alumno a vivir la música en todo su ser.

Asi pues, SONIDOS, RITMOS, IMÁGENES: ESPEJO DE LA NATURALEZA, conforma una visión y didáctica nueva en la cual cada elemento de la música clásica es interiorizado por el alumno a través de la relación de dichos elementos con la Naturaleza misma. Esto tiene como propósito el llevar al alumno a ejecutar un instrumento musical de forma natural ya que al tener una imagen de la Naturaleza en su mente, creará una emoción específica la cual lo llevará a realizar la acción justa y libre de tensiones a través de su instrumento sonoro. Es decir, se tiene conciencia del alumno como un ser con pensamientos, sentimientos y voluntad propias.

A través de los años dicha didáctica se ha evolucionado y enriquecido, lo que la ha llevado al Curso de Desarrollo Integral y a El Músico Consciente. Pero la base de esta ideología sigue siendo la misma: el vivir la música en todo su esplendor y manifestarla de forma natural y cautivante.

Por último quiero citar la meditación que Steiner dio a todos los maestros de las escuelas Waldorf:

“Imbúyete con el poder de la imaginación; ten coraje de la verdad; afina tu sentimiento para la responsabilidad del alma”
Rudolf Steiner Vida y Obra (p.66) de Gilbert Childs, Editorial Antroposófica.

This post is also available in: Inglés

Esta entrada fue publicada en Música y Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *